El Jardín Canario Viera y Clavijo, el enorme y bellísimo jardín botánico de Gran Canaria, vuelve a estar abierto al público con un aparcamiento seguro.

Hasta hace poco, los visitantes del jardín tenían que aparcar junto a la carretera GC 310 para utilizar la entrada principal. Esto resultaba incómodo y a menudo difícil los fines de semana. Sin embargo, ahora hay un gran aparcamiento junto a la nueva entrada, a unos 200 metros de las puertas originales. Esto hace que la zona principal del jardín sea accesible para todos por caminos anchos y llanos.

Los visitantes también pueden aparcar en la entrada superior, pero luego tienen que bajar por los estrechos senderos del acantilado para acceder a la zona principal del jardín. Es un recorrido muy bonito, pero no apto para personas a las que les molesten las alturas o no les gusten los caminos empinados. La entrada superior es la más accesible en autobús, ya que se encuentra en la carretera GC 110 entre Las Palmas y Santa Brígida. Pida al conductor del autobús que le indique la mejor parada, ya que no está muy claro.

El Jardín Canario no es sólo un jardín. Se dedica a proteger y estudiar las más de 600 especies de plantas canarias únicas que convierten al archipiélago en un Galápago botánico. Muchas especies canarias en peligro de extinción crecen a lo largo de los senderos y en los acantilados del interior de los jardines y otras más se encuentran en los viveros e incluso almacenadas en bancos de semillas. Cuando se está en el jardín, se está rodeado de plantas únicas que a menudo son tan raras que nunca se verían en la naturaleza.

Un ejemplo es el drago de Gran Canaria, en peligro de extinción, que sólo crece en los acantilados del Valle de Arguineguín. Se descubrió hace unos 25 años y hay menos de 100 ejemplares en estado salvaje. Ahora crece en el jardín botánico y está a salvo de la extinción. Otros aspectos destacados son los lagos, una amplia zona de bosque de laurisilva única y gran cantidad de flores autóctonas en primavera y principios de verano.

El Jardín Canario dispone de aseos, pero no tiene tienda ni cafetería. Hay un restaurante junto a la entrada superior que dispone de agradables asientos al aire libre y sirve comida española y canaria de calidad. Hay que reservar los fines de semana. Para una alternativa local, pruebe la picante pata de cordero asada en Casa Josefina, en El Zardo, a un par de minutos en coche del jardín.

El Jardín Canario se encuentra justo en el interior de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, en el noreste de la isla, y es un lugar de visita obligada.