Estamos ante el verano más atípico que recordamos. El año pasado, con los numerosos incendios que azotaron la isla vivíamos preocupados por el riesgo para las personas y por la pérdida de patrimonio natural.

Este año, con la pandemia mundial la llegada de turistas se ha retrasado, muchos hoteles permanecen cerrados, las playas tienen aforo limitado y las piscinas comunitarias deben cumplir una serie de reglas para poder abrir.

Existen unas recomendaciones generales para las piscinas que buscan la seguridad de todos.

Por supuesto, no podrán acceder a la piscina aquellas personas que estén en aislamiento por haber tenido contacto con alguien que presente síntomas o haya dado positivo en el test de COVID. En el caso de los grupos de riesgo, se recomienda que no asistan a las piscinas si estas no cuentan con un horario preferente para ellos.

A la entrada del recinto donde se encuentra la piscina deben instalarse dispensadores de gel ya que será obligatorio lavarse las manos con geles hidroalcohólicos. Recuerda que para que estos sean efectivos deben contar con al menos un 70% de alcohol en su composición.

Será necesario mantener distancia de seguridad con otros usuarios de la piscina, solo podrán estar juntos los miembros de una unidad de convivencia. La distancia debe de ser de 1,5m entre cada unidad de convivencia.  Dentro de la piscina, cada persona deberá tener 4m2 de superficie.

Como usuarios de piscina siempre pedimos que cada uno se lleve su basura. Ahora es más importante que nunca que cada unidad de convivencia elimine sus residuos en una bolsa cerrada.

En cuanto a los aseos y vestuarios, la recomendación general es que no se abran al público. La limpieza, desinfección y control de su correcto sería muy difícil ya que deberían adaptarse para que pudieran utilizarse sin contacto manual (picaportes, tiradores, grifos,…)

En lo referente al agua de la piscina, también deben cumplirse unos requisitos mínimos. El agua debe ser sometida a filtración, desinfección y regulación del pH. En los vasos recreativos la recirculación del volumen total del agua debe hacerse en menos de 4 horas. Para las piscinas infantiles, el tiempo no podrá superar una hora.

Una nueva forma de disfrutar de las piscinas, un paso más hacia la normalidad. Si necesitas información más detallada puedes consultar en este enlace el protocolo sanitario de medidas de prevención.